desde este momento, no más hermanitos

fuente: www.diariodelcusco.com

¿Se puede construir un aeropuerto en Chinchero con un EIA no confiable? La respuesta es NO

Publicado: 2018-04-22


El antropólogo Pablo del Valle Cárdenas nos explica las debilidades del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto del Aeropuerto de Chinchero.

                                                                ***

Una de las cosas que pienso es que cualquier persona que ha leído con atención lo que he escrito sobre el Aeropuerto de Chinchero se percata rápidamente de un punto clave: y es que el Estudio de Impacto Ambiental que elaboró la empresa Kuntur Wasi y con el cual se pretende construir el Aeropuerto actual no sirve, y que no se puede construir ningún Aeropuerto -sea el de Chinchero, o cualquier Aeropuerto en el mundo-, sin un Estudio de Impacto Ambiental serio que lo respalde. No se puede construir, los riesgos que genera un estudio ambiental tan deficiente como el de Chinchero son demasiado grandes.

Pero para los defensores a ultranza del Aeropuerto, que tratan de no mirar esta obviedad, les parece una observación que no afecta significativamente seguir avanzando con el proyecto, es decir, que pretender seguir con este proyecto teniendo el respaldo de estudios que tienen gravísimas negligencias no es un problema, porque un argumento como ese no pega, ¿Estudios de Impacto Ambiental? -piensan, eso es chino para el ciudadano común peruano, en nada va a cambiar las cosas "que avanzan en el camino del desarrollo y el progreso", por más que eso signifique que no sólo se construye sobre una base de corrupción que estaba en el contrato, sino sobre una base de estafa en los documentos que definen la posibilidad de su construcción.

Obviamente, tampoco les afecta un palmo que la empresa contratada por Kuntur Wasi, haya a su vez encargado este estudio de impacto ambiental a la empresa ACON Ambiental Consultores SAC, la que tomó el estudio de ALG Europraxis como referencia (es decir, ACON Ambientales... no lo realizó). ALG Europraxis no está inscrita en OACI (Organización de Aviación Civil Internacional) para realizar Estudios de Impacto Ambiental en el Perú. Es decir, les importa un palmo estarse moviendo al interior de una estafa al Estado peruano.

Pero si nos ponemos a pensar en este punto, simplemente, que el Estudio de Impacto Ambiental bajo el que se va a construir es fraudulento, y que ni siquiera tiene estimados para ruido en su paso obligatorio para las ciudades de Urubamba y el Parque Arqueológico de Ollantaytambo (el problema nunca va a ser que quienes denuncian esto no tengan esas cifras de ruido, pues el software que lo realiza para todos los Aeropuertos del mundo y su planificación previa antes de su construcción, no está al alcance de la economía de una persona individual como yo para nada), sino que el escándalo se encuentra que el EIA presentado por la empresa contratada por Kuntur Wasi no lo tenga, es decir, es un escándalo que el EIA que respalda la construcción del Aeropuerto de Chinchero no consigne esa información básica que cualquier proyecto de Aeropuerto en el mundo tiene, y en este caso, no lo tiene respecto a su paso por la ciudad de Urubamba y el Parque Arqueológico de Ollantaytambo.

Ahora bien, habida cuenta que el Estudio de Impacto Ambiental tiene estos inmensos y brutales vacíos, porque cabe pensar si uno se pone a pensar detenidamente que están dentro de lo que se llama fraude, entonces nos encontramos ante una situación en que la situación de una apelación de Kuntur Wasi ante CIADI para que arbitre un conflicto, ya Kuntur Wasi no la tendría fácil para nada, y esto en realidad ya lo deben saber muy bien en el MTC, porque habría un incumplimiento de contrato flagrante por parte de Kuntur Wasi al haber presentado documentos de sostenimiento del Proyecto con negligencias extremas, y sólo quedaría el miedo pelado del gobierno de turno para enfrentarse a la clase política y “el consenso cusqueño” a favor del Aeropuerto, porque es más que obvio que un Aeropuerto sin un Estudio de Impacto confiable no se puede construir. Si hay vacíos en tipos de vientos, en valorar las lagunas y los humedales, en débiles análisis de los suelos, en la importancia de los ciclos de aves migratorias que son claves para varios ecosistemas, que no toma en cuenta el valioso patrimonio arqueológico e histórico con que se encuentran los aviones en la ruta de despegue única que tiene este Aeropuerto ¿qué puede pasar? Los vientos de los nevados en tiempos de cambio climático son tan impredecibles que nadie puede garantizar la seguridad de esos vuelos (el EIA presentado por ACON Ambiental Consultores SAC no hace siquiera alusión al cambio climático). Entonces, estamos ante un hecho técnico insoslayable, este Aeropuerto se construiría con un nivel de riesgo tan alto por no tener un sustento ambiental confiable, y ni siquiera mínimamente confiable.

De otro lado, ¿quién sabía sino hasta hace unos días que Chinchero tenía una sola ruta de despegue, que el viraje a la izquierda daba a una altura muy corta con la ciudad de Urubamba y luego pasaba encima del Parque Arqueológico de Ollantaytambo, y que se debió consultar a SERNANP (Servicio Nacionales de Areas Naturales Protegidas), y que luego esta ruta pasaba por el Santuario de Machu Picchu y las Areas Naturales del Parque Arqueológico de Choquequirao? Por último, ¿alguien ha pensado en el Parque Arqueológico del propio Chinchero siquiera cinco minutos en este contexto?

Además, afirmado todo esto, se sabe muy bien que respecto a Chinchero la ministra del Ambiente Fabiola Muñoz, así como la Ministra de Cultura Patricia Balbuena no dirán nada de nada, porque jamás de los jamases tendrán las suficientes agallas para ejercer su cargo con una verdadera responsabilidad frente al país. La Ministra de Cultura, tan cobarde o más que el ex-Ministro Salvador del Solar, que frente a Chinchero, manifestó uno de los silencios más vergonzosos de los que se tiene memoria. Fue un completo inútil en este asunto.

La fotografía nos muestra la laguna de Piuray de Chinchero, que provee de más de un tercio del agua potable de la ciudad del Cusco.


Escrito por

El Arriero

Javier Torres Seoane: Antropólogo de profesión y comunicador de oficio.


Publicado en

La alforja del arriero

Comentarios y citas de libros que llegan a mis manos